LA LEALTAD

LA LEALTAD

La lealtad va más allá de una simple amistad. 

Y eso que simple y amistad no me gusta que vayan de la mano... pero me he dado cuenta de que hay amistades simples, porque las personas son simples. 

En toda relación, personal o profesional hay que tener moral y ética. Estar preparado tanto para decir lo que nos gusta y lo que no, como para escucharlo. 

Hay que valorar y poner en valor el esfuerzo, la comprensión y el trabajo. 

No todo se resume al negocio o al ocio, siempre hay un más allá. Todo lo que no se ve pero que nos aporta magia, nos da carácter y nos hace especiales. Eso siempre, en cualquier relación. 

Se pueden buscar excusas baratas, cuando la realidad es que todo tiene un periodo de caducidad. Es difícil decirlo y asumirlo, pero ahí reside la dignidad y la lealtad. Ahí es cuando y donde nuestra esencia es pura y sincera. Sin tapujos, sin escondites, sin excusas y sin peros. 

Imagino que tod@s habremos vivido una situación desleal. Y se pasa por todos los estados, del dolor a la rabia y de la pena al orgullo. 

En este momento, estoy muy orgullosa de quién soy, de lo que he ayudado y de cómo me he comportado. 

Hay quien muerde la mano que le dá de comer, y otros directamente la cortan, pero bueno, seguiremos creciendo gracias a experiencias positivas y negativas.

Quiero seguir siendo como soy, y aunque nunca aprenda y siempre tropiece con la misma piedra, seguirá mi crecimiento personal. Mi bagaje de experiencias se irá ampliando, y sé que eso, a la larga (o a la corta) me hará mejor, al menos, más fuerte